Aporte de Durkheim para la Sociología de la Educación
Sistema de Información Científica Redalyc
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal

Aporte de Durkheim para la Sociología de la Educación

Durkheim’s contribution to the Sociology of Education

Verónica Simbaña Gallardo 1
Universidad Central del Ecuador, Ecuador
Lilian Jaramillo Naranjo 2
Universidad Tecnológica Equinoccial, Ecuador
Santiago Vinueza Vinueza 3
Universidad Central del Ecuador, Ecuador

Aporte de Durkheim para la Sociología de la Educación

Sophia, Colección de Filosofía de la Educación, núm. 23, 2017

Universidad Politécnica Salesiana

Recepción: 20 Mayo 2017

Aprobación: 15 Junio 2017

Publicación: 15 Julio 2017

Resumen: El presente artículo tiene como objetivo estudiar el aporte de la Sociología a la educación. Este estudio se realizará a partir del análisis de los principales postulados de Emile Durkheim, de aquí se determinará los insumos teóricos y aspectos medulares para comprender interacciones existentes entre sociedad y educación. La sociedad, según Durkheim representa un poder social que regula a los individuos mismos que dependen de todos y de todas para formar una convivencia colectiva alineándose de manera armónica, pero al mismo tiempo conservando su individualidad y pertenencia con la cultura, con la identidad, con los saberes, con los valores, atributos relevantes para mantener cohesión social y supervivencia de la sociedad. En este contexto la educación se modula con los lineamientos emitidos por Durkheim, una educación integrada en la plurinacionalidad e interculturalidad de nuestra sociedad, llamada a preservar nuestra lengua, nuestra cosmovisión intercultural y a desarrollar capacidades y potencialidades dirigidas al desarrollo de la matriz cognitiva-productiva en función de un sujeto ético, orgánico, social y cultural. Basados en la teoría durkheniana se plantea fortalecer escenarios de aprendizaje. El aprendizaje según se entiende debe construir y fortalecer la identidad a través de la conciencia social convirtiéndose en una organización trascendente e innovadora de sociedades justas y equitativas, sociedades intelectualmente fortalecidas a través de saberes conceptuales, psicomotores y socio-afectivos. Potenciar el rol de la educación es el objetivo para humanizar al ser humano mediado por la dinamia pedagógica con métodos, contenidos, objetivos, técnicas didácticas que protagonicen el proceso de enseñanza-aprendizaje, provocando la formación individual e integral de la persona en un marco de compromiso social y ético.

Palabras clave: Sociología de la educación, sociedad, cultura, rol de la educación.

Abstract: The objective of this article is to study the contribution of Sociology to education. This study has been done from the analysis of the main postulates of Emile Durkheim, since his theories we will understand the existing interactions between society and education. Society, according to Durkheim, represents a social power that regulates the individuals themselves who depend on everyone and form a collective coexistence aligning in a harmonious way, but at the same time preserving their individuality and belonging to culture, to identity, to knowledge, with values, relevant attributes to maintain social cohesion and survival of society. In this context, education modulates with guidelines issued by Durkheim, an education integrated in the plurinationality and interculturality of our society, called to preserve our language, our intercultural worldview and to develop capacities and potentialities directed to the development of the cognitive-productive matrix in Function of an ethical, organic, social and cultural subject. Based on Durkhenian theory, this study wants to strengthen learning spaces. Learnings that build and strengthen identity through social consciousness, becoming a transcendent and innovative organization of justice and equitable societies, intellectually strengthened through conceptual, psychomotor and socio-affective knowledge. Empowering the role of education is the objective to humanize the human being mediated by the pedagogical dynamism with methods, contents, objectives, didactic techniques that build the teaching-learning process, generating the individual and integral formation of the person in a framework of social and ethical commitment.

Keywords: Sociology of education, society, culture, role of education.

Forma sugerida de citar:

Simbaña Gallardo, Verónica Patricia, Jaramillo Naranjo, Lilian Mercedes, & Vinueza Vinueza, Santiago Fernando. Aporte de Durkheim para la sociología de la educación (2017). Sophia: colección de Filosofía de la Educación, 23(2), pp. 83-99

Introducción

El tema educativo es el principal objetivo del presente artículo. Se estudiará el aporte de la Sociología al campo educativo. La Sociología como ciencia autónoma se dedica al estudio de la sociedad y explica el hecho social en cada época. El artículo estudiará los principios teóricos de Durkheim, los planteamientos y conceptos básicos que propone sobre el desarrollo intelectual, la acción social, la moral, la colectividad y su relación con la educación, elementos claves e imprescindibles para la conservación de una cultura. Se pretende comprender cuál ha sido el desarrollo de la escuela sociológica, cuáles han sido los principios que han conformado esta escuela para luego establecer lineamientos en los que podría basarse una educación de calidad.

El propósito es encauzar estos lineamientos sociológicos para priorizar culturas, saberes ancestrales, y otros valores que fortalezcan nuestros pueblos. Para ello el docente como ente facilitador de saberes teóricos metodológicos, con lineamientos críticos y constructivistas, se alineará a tendencias Durkhenianas que permitan el diálogo con el contexto familiar y entorno sociocultural. La investigación es bibliográfica y de carácter descriptivo, permite caracterizar la sociedad a través de una exploración diagnóstica para sistematizar postulados de teorías relevantes que permitan una función socializadora en bien de la comunidad.

El presente trabajo articula concepciones que se inician desde concepciones conceptuales de la Sociología de la educación, basada en principios teóricos, metodológicos de Durkheim, para posteriormente fortalecer un diálogo entre sociedad y educación.

Finalmente a través de los planteamientos teóricos de Durkheim se determina el rol que el docente debe cumplir en nuestra sociedad, con el fin de formar visionarios que convivan en una sociedad, con valores que fortalezcan a la educación, sin olvidar al ser humano como un individuo biológico y psíquico que sea capaz de desenvolverse en su contexto con conocimientos valores y actitudes.

Conceptualizaciones de Sociología de la Educación

Es importante resaltar que los docentes no solamente debemos contentarnos con el quehacer técnico metodológico dentro de los escenarios educativos, sino que también hay que fortalecer los fundamentos sociológicos que robustecen a los procesos de enseñanza-aprendizaje, por ello es relevante articular principios de la Sociología como un pilar que acompaña a la reconceptualización de los saberes. En tal virtud, la existencia de la educación en la sociedad no se explica por la causalidad, sino por la necesidad perenne de formar un tipo de persona acorde a un ideal plasmado en la sociedad competitiva de cambio de época. La competitividad debe responder a las necesidades sociales que demandan procesos fundamentales y complementarios, que sean capaces de resolver problemas con criticidad a las transformaciones de su entorno social. Al respecto Ana María, Brígido (2006) en Sociología de la educación manifiesta:

El objeto de la sociología de la educación tal como se entiende hoy, es decir, como una sociología especial. Implica considerarla como una disciplina empírica, cuyo interés primordial es el conocimiento de la realidad educativa desde una perspectiva particular (p. 11).

Estos aportes de Brígido son notables al destacar que el objeto de la Sociología es la Educación, de allí la importancia de formar seres humanos que respondan a las exigencias de la sociedad del siglo XXI. Entonces diríamos que es de interés para que los educadores se fundamenten en los aportes de esta ciencia, y será el pedagogo el que apuntale a contribuir saberes para enfrentar a los problemas prácticos de la humanidad. Es importante citar a Enguita, Mariano. Sociología y Marxismo (1986) quien dice:

…con ello, se trata de ver, como el origen social del que proceden los individuos influye en su éxito escolar […] y las posibilidades de movilidad social que de hecho tienen unos y otros dentro del sistema de estratificación social, por otro (Enguita, 1986, p. 78).

Ante esta situación planteada será el docente quien aplique estrategias didácticas hacia una sociedad contemporánea, quien articule los diferentes estratos sociales en donde la diversidad de criterios permitirá contextualizar el comportamiento de ideologías y realidades distintas, pero comprometidas al mismo tiempo en fortalecer una sociedad globalizada que demanda nuevos modelos teóricos y prácticos que sirvan de trayectorias para la organización de nuevos significados articulados a la práctica social.

Así también lo manifiesta López, Olimpia en el libro Sociología de la educación (1994) en la que resalta lo siguiente:

Lo interesante es que la sociología como disciplina ha desarrollado un cuerpo de conocimientos que nos permite, a su vez, el desarrollo de la conciencia sociológica como un tipo de saber que nos capacite sobre las características y dinámica propia de la realidad social y sobre la forma de incidir en ella. La teoría de la socialización nombre que le asigna a la explicación elaborada por Durkheim, para aprender a vivir en sociedad, permite entender cómo se logra la adquisición de los valores, ideas, creencia y normas que regulan la vida de la sociedad (López, 1994, p. 11).

A lo largo de los planteamientos analizados se confirma que será la sociología a través de sus fundamentos teóricos quien entregue a los docentes los insumos necesarios para que apliquen experiencias prácticas de aprendizaje para involucrar a los estudiantes en una nueva realidad social y se respete la autonomía, cultura para el desarrollo de su identidad. En fin, lo que se pretende es que los seres humanos aprendan a vivir en sociedad, y resaltar de cada integrante los valores, ideas, creencias y pautas que fortalezcan la vida en sociedad y se promueva la democracia cognitiva, y la ética ciudadana.

De esta manera es relevante citar que la sociología de la educación estudia “el origen, la organización, el desarrollo y los procesos de trasformación de la sociedad. También estudia, de manera específica, las relaciones de los sujetos que componen los grupos sociales” (Huerta, 2007, p. 92). Por tanto, no se puede perder de vista la perspectiva que plantea la sociología de la educación, quien apunta a que los saberes estén orientados al anclaje de contextos educativos desde una óptica social con aplicación del conocimiento en la prevención y resolución de los problemas de la realidad educativa generando además experiencias y constructos teórico metodológicos significativos.

Los problemas sociales que enfrenta una sociedad de cambio de época, constituyen el escenario complejo para mediar los aprendizajes en una sociedad competitiva, sin embargo, manejar técnicamente la enseñanza de una asignatura es tener dominio de los saberes, esto nos permitirá estar a la vanguardia de los cambios vertiginosos que plantea la nueva sociedad.

Ante esta realidad es importante que la Sociología contribuya a los lineamientos de la educación, por ello se considera una “ciencia que tiene a su cargo el estudio de los elementos sociales que concurren en la educación” (Castillo, 2003, p. 233), es decir, que se encarga del estudio de los grupos humanos para insertarles a la sociedad del conocimiento y mediar el aprendizaje para convertirlo en miembro efectivo de una sociedad globalizada.

Abordar constructos conceptuales metodológicos a favor de una sociedad competitiva para un mundo complejo, es desarrollar en los educandos competencias y saberes cognitivos plasmados en los resultados de aprendizaje, como evidencia de logros alcanzados en la formación educativa. Aclarando además que el quehacer pedagógico no descansa simplemente en la práctica sino en la conciencia de los campos del conocimiento que los rigen a fin de fortalecer los procesos de enseñanza y aprendizaje con los lineamientos de la sociología de la educación.

En esta realidad se articulan los saberes de la Sociología y de la Educación destacándose los pensamientos clásicos de: Emile Durkheim, M. Weber, K. Marx, G. Simmel, así resalta Jiménez & Moreno (2008, p. 23) a las ideas de Durkheim “se le considera como uno de los precursores de la sociología de la educación considerada al sistema educativo como una institución social en la que se presentan modalidades de cada sociedad”. Al respecto el siguiente gráfico que se detalla a continuación explica los pensamientos clásicos de Durkheim.

Aportes de Durkheim a las Ciencias
de la Educación
Gráfico 1
Aportes de Durkheim a las Ciencias de la Educación
Fuente: (Brígido, 2006, p. 25) y adaptado por investigadores

De acuerdo con los razonamientos realizados, el pensamiento de Durkheim va desde la teoría y la práctica docente, y aborda el fenómeno educativo anclada a la sociología, por lo que, será la sociedad la que considere a los individuos para la construcción del saber. Así la sociedad es la que precede al individuo y define las pautas a la que debe ajustarse asumiendo realidades y contextos que implican aspectos como creencias y valores.

En este sentido la sociología de la educación toma relevancia para la educación, en vista de que los saberes se convendrán impartir y facilitar a los estudiantes de acuerdo al contexto donde se desarrolla el estudiante, y procurar realizarlos con aprendizajes significativos y funcionales frente a realidades distintas de los educandos. Por consiguiente, es necesario partir del significado de educación. En el diccionario Larousse, se destaca lo siguiente:

Educación es un conjunto de las costumbres y buenos modales conforme a ciertas normas o costumbres de la sociedad […] nosotros sabemos que es también la acción, o conjunto de acciones destinadas a desarrollar sus capacidades intelectuales en una o varias áreas del conocimiento, tiene que ver con impartir o trasmitir el conocimiento (Bermúdez, 2010, p. 3).

Por lo descrito, este pensamiento se refiere al proceso de impartir saberes a los estudiantes, en donde se deberá considerar las costumbres, cultura y tradiciones de acuerdo a realidades distintas reflejadas en las aulas de clase. Se tratará de mediar en ellos la formación educativa que involucren el saber cognitivo e intercultural, y el inter aprendizaje basado en la cultura con pensamiento crítico, se pretende desarrollar competencias para razonar, procesar información, resolver problemas, tomar decisiones acertadas, regular impulsos emocionales e inculcar actitudes y valores, a la Sociología de la Educación le interesa el por qué y el para qué, según se entiende es la ciencia que forma a la persona alineándole siempre a un abordaje complejo de los fenómenos educativos de acuerdo a la sociedad en que se desenvuelve el individuo.

Así mismo, es oportuno citar lo siguiente:

La importancia de la educación para la sociedad es relevante ahora la palabra significa otras dos cosas, una necesidad de la sociedad o función explícita que ésta reconoce y organiza, pero también un fenómeno social espontáneo, que tiene lugar aun en sociedades primitivas carentes de las correspondientes instituciones formales (Olivera, 2008, p. 8).

En lo citado se analiza que la educación cobra importancia en la sociedad cuando se convierte en una prioridad destacable el conocer los fundamentos sociológicos por parte de los pedagogos, por ello se considera a la educación como un fenómeno social indispensable para los pueblos. En el diccionario de la Real Academia Española, define la educación como: “acción o efecto de educar”, y contiene los siguientes significados para la palabra educar: “dirigir, encaminar, adoctrinar, desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales y morales del niño, del joven por medio de preceptos, ejercicios, ejemplos” (Nuevo, 2009, p. 43).

En razón de lo señalado es necesario fortalecer la educación como una necesidad ineludible e inevitable, para ello se vuelve imprescindible el estudio de teorías relacionadas a la educación y al hecho social.

Principales planteamientos teóricos de Durkheim para la Sociología de la Educación

Algunos conceptos claves de la obra Durkheniana son importantes para analizar la educación en la sociedad, entre ellos: “hecho social”, “acción colectiva”, “educación moral” y “división del trabajo social”.

Hecho social

Los hechos sociales para Durkheim son considerados cosas naturales, pero ¿Qué es una cosa para Durkheim? Durkheim en la obra Las reglas del método sociológico (1985b) indica:

Es cosa todo objeto de conocimiento que no es naturalmente compenetrable a la inteligencia; todo aquello de lo cual no podemos tener una noción adecuada por un simple procedimiento de análisis mental; todo aquello que el espíritu sólo puede llegar a comprender a condición de salir de sí mismo por vía de observaciones y de experimentaciones (Durkheim, 1985, p. 55).

Los hechos sociales se entienden entonces como maneras de sentir, actuar o pensar, Durkheim considera los hechos sociales configurados como una manera fisiológica, sociológica y cultural, en la que se desarrollan acciones colectivas en diversas realidades. El autor insiste en el carácter explícito y externo de la acción social, afirma además que la acción individual puede estar influida por hechos naturales que no entendemos desde el exterior, pero que sí lo sentimos, son hechos subjetivos que solo son observables, pero no explicables.

Estas concepciones sociológicas inexplicables en una acción social subjetiva y externa enriquecen a una nueva sociedad cambiante que necesita de actuaciones colectivas, estas colectividades constituyen la suma de comportamientos, creencias, prácticas religiosas, costumbres y tradiciones distintas, pero que al sumar o estar conscientes de que la meta es una sola, adquieren una fuerza imperativa o coercitiva a la comprensión interpretativa de la acción social en conjunto.

La acción colectiva

Actualmente está relacionado con la cultura, con el contexto, con la sociedad. Durkheim en la obra La división del trabajo social (1985a) manifiesta: “El conjunto de las creencias y de los sentimientos comunes al término medio de los miembros de una misma sociedad, constituye un sistema determinado que tiene su vida propia, se le puede llamar la conciencia colectiva o común…” (p. 45). Con esta apreciación se puede determinar que ese conjunto de creencias y sentimientos comunes permiten desarrollar una acción colectiva, aquella que compromete al individuo a actuar de acuerdo a normas establecidas, Durkheim reconoce los centros educativos como acciones colectivas, los describe como escenarios de integración, escenarios que dan paso a la interculturalidad, la diversidad, los derechos humanos, la prevención de la violencia y una educación para la paz.

Los fenómenos sociales mencionados, permitirán mantener un equilibrio social. En el libro Educación y sociología (1973) Durkheim define la educación como “la influencia de las generaciones adultas sobre aquellos aun no preparados para la vida” (p. 49) en función de esto y a criterio personal se considera que el objetivo de la educación no es solo el desarrollo de destrezas, habilidades y competencias, sino el desarrollo de las capacidades con saberes críticos y reflexivos que aporten positivamente a la solución de problemas que demanda la sociedad.

La educación a través de la Sociología toma como actividad principal dignificar la vida del ser humano. Durkheim nos habla entonces de una educación moral.

Educación moral

La educación moral durkheimiana surge como una posibilidad de transformación de la sociedad, una sociedad que se apoyaría en una educación intelectual basada en un pensamiento racional y una sociedad moral. Esta moral según Durkheim permitiría homogeneidad. Así lo afirma en la obra La determinación del hecho moral (1906).

Una sociedad es un foco intenso de actividad intelectual y moral, cuyas radiaciones se extienden lejos. De las acciones y reacciones que intercambian los individuos, se desprende una vida mental enteramente nueva, que transporta nuestras conciencias a un mundo del cual no tendríamos la menor idea si viviéramos aislados. Lo notamos bien en las épocas de crisis, cuando algún gran movimiento colectivo nos embarga, nos levanta por encima de nosotros mismos, nos transfigura (Durkheim, 1906, p. 83).

La escuela como agente de socialización establece conductas para cada individuo, pero este individuo para actuar necesita de impulsos, impulsos que en muchos casos como dice Durkheim se los encuentra en el sentimiento colectivo o en el espíritu, entonces se hace imprescindible la presencia del otro, el otro puede ser el sistema de signos que se usa para expresarse, el sistema monetario, la tecnología y el sistema educativo en el que se ha legitimizado una cultura, una forma de vida y que por razones de subsistencia, es necesario se establezca una división de trabajo.

División del trabajo social

La división del trabajo para Durkheim es la solidaridad social, aquella que consolida la unión de los seres humanos en la sociedad, donde los individuos son impulsados a desarrollar actividades en grupo, pero que al mismo tiempo desarrolla funciones específicas. Al respecto Durkheim en la obra División del trabajo social (1985), señala:

La división del trabajo no puede, pues, producirse sino en el seno de una sociedad preexistente. No queremos con esto decir simplemente que los individuos deban materialmente adherirse los unos con otros, sino que es necesario que exista entre ellos lazos de unión (Durkheim, 1985, p. 324).

Durkheim plantea en sus estudios la importancia de mantener funciones específicas particulares. Cada uno cumple tareas distintas, es decir, existe independencia en el grupo, a esto el autor lo llama “organización”, elemento imprescindible para conservar la sociedad y crear solidaridad social, esto dará la posibilidad de desarrollo en dirección progresiva. Esta constante permitirá que la educación a partir de la formación individual forme saberes que involucren a los seres humanos a formar puentes colectivos, a fortalecer lazos de unión para conformar grupos sociales intelectuales, con calidad humana en el respeto de los valores, tradiciones, costumbres, consmovisiones, mezclas de creencias, que participen en espíritu democrático, formando seres libres y comprometidos unos con otros.

Discusión entre educación y cohesión social

La educación como elemento social debe responder a necesidades específicas de la sociedad que permita mejorar la calidad de vida de los pueblos. Ernesto Sabato en su obra La resistencia (2000) cita a Gandhi quien manifiesta:

La piedra angular de nuestra educación se asienta sobre el individualismo y la competencia. Genera gran confusión enseñarles cristianismo y competencia, individualismo y bien común, y darles peroratas sobre la solidaridad que se contradicen con la desenfrenada búsqueda del éxito individual para la cual se los prepara (Sabato, 2000, p. 46).

La tarea de la educación es encauzar su actividad a la formación de personas que respondan a las demandas del sistema, es importante mencionar que la educación debe permitir vivir un constante proceso de interacción, que la persona descubra y cultive individualidades y al mismo tiempo fortalezca la convivencia en colectividad, que logre alcanzar objetivos corporativos mediante el cultivo del espíritu, la moral, los valores, a través de ellos la educación perfeccionará destrezas y competencias que permitan a los individuos indagar en soluciones a los problemas de la sociedad. Cuando se rompe esta solidaridad, la cohesión se deshace y surge una enfermedad social y educativa.

La enfermedad social a criterio personal se encuentra en la modernidad y presenta algunas contradicciones, Marx citado por Bolívar Echeverría en el libro Definición de la cultura (2001) manifiesta algunas de ellas:

Contradictoriedad irreconciliable entre proceso concreto de trabajo/disfrute –un sentido “natural”, proveniente de la historia del “metabolismo” entre el ser humano y el Otro– y su sentido como proceso abstracto de valorización/acumulación –un sentido “enajenado”, proveniente de la historia de la autoexplotación del ser humano productivista o “hijo de la escasez” (Marx, 2001, p. 254).

La descripción de Marx permite observar los distintos fenómenos característicos de la modernidad, la misma que ofrece servicios y al mismo tiempo opresión. En el trayecto de la historia, la modernidad aparece como la cima más alta a la que todo ser humano pretende llegar, en este trayecto tanto la felicidad como la desdicha son posibles, la lucha por superar la escasez ha dividido a la humanidad en los que tienen mucho y los que no tienen nada; la necesidad de consumo se vuelve lo primordial y el ser humano se sacrifica cada día más, abandona la noción de lo natural para volver su mirada hacia el consumo de las cosas, su objetivo es fundamentalmente económico, es acumular riqueza y esto se vuelve un problema, ya que el sujeto no se encuentra comprometido e identificado con una historia particular.

En educación el currículo educativo responde a planes o programas de estudio, pero en la práctica no manifiesta criterios unificados, no responde a necesidades sociales de interdisciplinariedad y multidisciplinaridad de conocimientos; el currículo educativo implica entonces enseñar desde los problemas encontrados, desde la integralidad y complejidad en un contexto determinado. Cabe preguntar aquí ¿Cuál es el rol que cumple la educación?

Contribuciones de la educación para el proceso social

Las contribuciones de la educación se trasladan principalmente a la sociedad, con aportes de saberes acordes a un contexto social que encausa principios y lineamientos sociológicos, que prioriza culturas, contextos, saberes ancestrales, y otros valores que fortalecen la identidad de nuestros pueblos. Es por ello que la educación a través del docente quien es el ente facilitador, el guía, el mediador, el que a través de varias estrategias metodológicas incita al estudiante a razonar, pensar, criticar y reflexionar sobre teorías, conceptos acordes a la complejidad del conocimiento y a la matriz cognitiva se alinea a nuevas tendencias y propuestas innovadoras en el desarrollo educativo.

En el contexto y entorno educativo hallamos docentes poco convencidos para realizar innovaciones educativas que permitan incorporarse al cambio de la matriz cognitiva y conectivista asociada a los medios de comunicación de masas. La Sociología de la educación desarrolla una cultura planetaria insertando las tecnologías en el desarrollo de los procesos de aprendizaje, que vendrían a ser recursos de apoyo en los procesos áulicos. En sí la tecnología está actualmente considerada dentro de la cultura de cambio y ha generado inquietud en el tema de la calidad educativa, estas innovaciones contribuirán a la mejora continua de estas tendencias descritas anteriormente, mismos que permitirán mejorar los factores educativos en el ámbito social de forma significativa.

Somos parte de la era de la comunicación y la información, donde las nuevas tecnologías son absolutas, y es en este contexto donde las redes sociales han cobrado una importancia relevante, en que unos círculos de personas comparten intereses en común. Los participantes de las redes sociales pueden, o no, conocerse personalmente, ya que lo que les une no necesariamente tiene que ser la amistad, sino un interés común (aficiones, educación, tecnología, ciencia, deporte, cultura etc.). La tecnología pone a disposición la posibilidad de intercambiar conocimientos y experiencias mediante el uso de herramientas basadas en Internet o de la web.

La función de los docentes es cada vez más importante en los nuevos ambientes culturales y educativos que se están implantando y que se deben crear con la asistencia como dice Durkheim del trabajo social, de la organización, del trabajo cooperativo, de una visión de conjunto de manera tipológica y explicativa, según se entiende los diferentes grados de cristalización de la vida social se encuentra en los estados de conciencia colectiva y es la educación el elemento social que fortalece este quehacer.

Se puede entonces definir a la comunidad de aprendizaje como la forma más sencilla de que un grupo de personas se puede reunir para aprender cosas en común, utilizando herramientas similares en un mismo entorno de aprendizaje este sea virtual o presencial.

Otras de las contribuciones de la educación a la organización social es conformar proyectos integradores como dice Durkheim en el libro La Sociología de González (2000) “la educación es el hecho social en el que se conjuga el ser y el hacer” (p. 44). Se entiende por esto que el ser corresponde a la persona y el hacer al conjunto de actividades que desarrolla un grupo en común. Los proyectos integradores vendrían a ser una actividad socializante de saberes, en los que se enriquece el grupo social, a partir de contextos particulares y colectivos como el contexto familiar y entorno sociocultural, los cuales permiten una función socializadora en bien de la comunidad.

Todos estos aspectos serán significativos para generar cambios profundos en una sociedad moderna. Por lo que es relevante destacar lo siguiente:

La idea de que el hombre es un ser que no puede vivir aislado se ha vuelto una realidad y un credo que alimenta la fe de quienes creemos que la educación es una de las armas más valiosas con las que cuenta el hombre para alcanzar la verdadera humanidad […] en una comunidad llena de usos, costumbres, normas (Perdomo, 2009, p. 76).

En consecuencia, es evidente entonces, que en la sociedad juega un rol importante en la educación, ya que enfrenta a seres humanos diversos por lo que habrá de realimentar a la cultura, conocimiento, pensamiento, política, organización social, tradiciones, saberes, en variados contextos, para respetarlos y apuntalar metodológicamente a la formación cognitiva y humana en una sociedad competitiva y crítica. Sin olvidar también que dentro de la sociedad existen formas de organización social, y será la educación a quien le corresponda articular varios escenarios sociales, económicos, políticos, ideológicos y culturales que confluyen en el sistema educativo, provocando conflictos cognitivos y acciones de reflexión-acción-reflexión crítica despertando en los estudiantes procesos de investigación, sentimientos de humanitarismo, seguridad, autonomía y justicia, bajo lineamientos de reflexión crítica y participativa.

Al respecto, Miguel Ángel Maldonado en Competencias, métodos y genealogía (2006) resalta: “El hombre es un ser de continuo crecimiento. Crecer significa muchas cosas: evolucionar, desarrollarse, asimilar, recibir, integrarse, apropiarse, crear, construir” (p. 6). De esta forma, se explica que los docentes deberán mediar los saberes y convertirlo al estudiante en protagonista del aprendizaje y no un simple receptor. Es decir, la enseñanza deberá sujetarse según el tipo de sociedad, respetando ideologías y cambiando estrategias metodológicas con prácticas de innovación que respondan a los desafíos de la economía social y del conocimiento hasta llegar a la pedagogización de la ciudadanía.

La pedagogía enmarcada en valores humanos, el pensamiento universal y la interculturalidad. Siendo oportuno señalar que las “formaciones sociales complejas y plurales, compuestas por individuos y grupos, con límites relativamente fijos e identificables constituyen un sistema de roles frente a la sociedad” (Fernández & Sánchez, 1997, p. 5). Esto nos indica que será la educación quien integre procesos metodológicos para la enseñanza-aprendizaje, a fin de impulsar al ser humano, y proyectarlo como un ente productivo no solo económico sino también propositivo de cambio; y que esta perspectiva sociológica educativa se constituya en un aporte que revolucione sus ideas en función del contexto en que se desenvuelve un grupo de personas en beneficio de la sociedad moderna. Es evidente entonces que, según resalta Durkheim, las instituciones educativas no solo son una realidad sui generis producida por los seres humanos al asociarse. Es también, por decirlo así, la garante de la civilización. Todos estos hechos sociales de creación colectiva son quienes poseen la llave del progreso humano (Durkheim, 2001, p. XX). González en su libro La Sociología (2000) también indica:

Las instituciones educativas transmiten a cada generación saberes y valores […] las destrezas más valoradas y exigidas socialmente. De esta forma la enseñanza contribuye objetivamente a consolidar las estructuras existentes y a formar individuos preparados para vivir en las sociedades tal como es, adaptándoles a sus roles sociales (González, 2000, p. 264).

Según se entiende el pedagogo es la persona responsable de manejar correctamente estos criterios a fin de tener seres visionarios de vivir y de convivir dentro de una sociedad inmersa en valores que fortalezcan la educación del presente milenio, sin olvidar también al ser humano como un individuo biológico y psíquico, con lo cual se constituye en un ser eminentemente social. Por lo tanto, la sociología de la educación juega un rol relevante en la sociedad, y será la educación la que busque los lineamientos para integrarlas de forma libre en su realidad fortalecida de conocimientos, valores, actitudes en un marco de respeto a la interculturalidad de sus pueblos.

Otra contribución que no puede quedarse al margen de las potencialidades que cumple la educación frente a la sociedad, es que los docentes deberán configurar los modelos didácticos para la teoría y la práctica pedagógica, considerando que sean adaptados a sus realidades, a sus formas de vida y a su cultura. Así lo destaca Durkheim citado en el libro Apropiación del conocimiento: Interdiscursividad: Filosofía del Lenguaje, Filosofía de la Literatura y Educación de los autores: Adela Rolón, Julio Páez, André Saint, Estela Martín, y Eugenia Leal (1997).

Las ciencias de la educación es empíricamente observable y susceptible de constituirse en objeto de una ciencia y admitió dos formas distintas de desarrollar conocimientos sobre la educación: una forma descriptivo –explicativa propia de la ciencias de la educación, y otra forma descriptivo-especulativa de las practicas escolares asignada a la pedagogía (p. 297).

Esto implica la consolidación de las prácticas escolares en contextos comunitarios de aprendizaje, cuyo puente cognitivo consistirá unir contextos de socialización en bien del rescate de la vida social de las comunidades donde se desarrolla identidades, culturas y tradiciones. Entonces las prácticas escolares serán actividades programadas, ejecutadas y controladas, en los propios ambientes de aprendizaje.

En consecuencia, las prácticas teórico-metodológicas en el escenario educativo, constituyen el laboratorio pedagógico para potencializar un enriquecimiento de saberes que además de fortalecer conocimientos socializantes hacia la comunidad, serán la huella práctica en donde se potencie capacidades contextuales y ciudadanas fundamentadas en conocimientos, actitudes, valores, habilidades y emociones que propendan a la justicia social y al involucramiento de una educación orientada en el respeto de contextos diferentes.

Por lo tanto la práctica docente se fortalece desde la praxis, conforme indica Durkheim en la cita anterior en la que relaciona a “prácticas escolares asignada a la pedagogía” constituyen el eje primordial para la formación integral del estudiante, cuyo fin es interiorizar a través de la práctica diaria de saberes sociales y fortalecidos con instrumentos de aprendizaje, y son los lineamientos en la construcción de saberes y que les guiará a los alumnos, padres de familia, y docentes el desarrollo de destrezas y potencialidades que requieren para desenvolverse en una sociedad compleja; en fin, será importante aplicar el conocimiento y los saberes de forma innovadora de parte de los pedagogos, atributos que se orientan a la trasformación de la sociedad con los nuevos procesos de conexión social para entrelazar la justicia, la paz y la interculturalidad.

Todas estas contribuciones Durkheinianas regirán y enriquecerán a la educación ecuatoriana, con aportes fundamentados en la realidad de nuestra época de cambios vertiginosos, involucrando la comunidad educativa en el accionar social, tecnológico y pedagógico, tendencias significativas en nuestra sociedad actual.

Conclusiones

Émile Durkheim basa la comprensión de Sociología de la Educación encausadas en teorías y fundamentos significativos peculiares que aportan nuevos estilos de aprendizaje. Según el estudio realizado se plantea nuevos modos y unidades de análisis en los constructos teóricos-metodológicos, alineados a la conservación de la cultura, la diversidad, trabajo social, en escenarios de la ética moral, intercultural, conciencia colectiva, dimensiones que configuran un lugar social y epistémico del mundo, contribuciones importantes que homogeneizan a los individuos y consolidan procesos de enseñanza-aprendizaje en función de las realidades y necesidades sociales.

Nos complace reflexionar junto con Durkheim que la educación como un elemento social retoma planteamientos claves en relación a procesos de enseñanza-aprendizaje, situación significativa en la que los docentes necesariamente deberán apuntalar los saberes cognitivos, sicomotores y socio-afectivos encausados al respeto de la cultura, idiosincrasia y tradiciones, atributos que se alinean al pensamiento de Durkheim, mismos que plantean la configuración de un ser humano con sus propias particularidades, esto hace que se convierta en materia prima para la transformación de la educación y sociedad en el marco de las relaciones sociales de convivencia, de trabajo, de disfrute, de armonía, en contextos pluriculturales para integral de los estudiantes.

Referencias

BRÍGIDO, Ana María. 2006. Sociología de la Educación: Temas y perspectivas fundamentales. Argentina: Brujas.

CASTILLO, Santiago. 2003. Vocabulario de Evaluación Educativa. España: Pearson.

DURKHEIM, Émile. 1906. La determinación del hecho moral. París: Ed. Península.

DURKHEIM, Émile. 1985ª. La división del trabajo social. Barcelona: Ed. Planeta-Agostini.

DURKHEIM, Émile. 1985b. Las reglas del método sociológico. México: Ed. Premia.

DURKHEIM, Émile. 1973. Educación y sociología. París: Ed. Península.

ECHEVERRÍA, Bolívar. 2001. Definición de la cultura. Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad Universitaria.

ENGUITA, Mariano. 1986. Marxismo y Sociología de la Educación. España: Akal Universitaria.

FERNÁNDEZ, Manuel & SÁNCHEZ, José. 1997. Eficacia organizacional, concepto, desarrollo y evaluación. España: Ediciones Días de Santos, S.A.

GONZÁLEZ, Juan. 2000. La Sociología. España: Verbo Divino.

HUERTA, Alanís. 2007. Actuación profesional en la práctica docente. México: Trillas.

JIMÉNEZ, Regina & MORENO, Lucina. 2008. Sociología de la Educación. México: Trillas.

LÓPEZ, Olimpia. 1994. Sociología de la Educación. España: Universidad Estatal a Distancia.

MALDONADO, Miguel Ángel.2006. Competencias, métodos y genealogía. Bogotá: Ecoe Ediciones.

NUEVO, Pablo. 2009. Constitución Educativa del Pluralismo. España: UNED-NETBIBLIO.

OLIVERA, Carlos. 2008. Introducción a la Educación Comparada. Costa Rica: EUNED.

PERDOMO, Claudio. 2009. Filosofía de la Educación. México: Pearson.

ROLÓN, Adela, PAEZ, Julio, SAINT-André, Estela, MARTÍN, Alicia V., & LEAL, Eugenia. 1997. Apropiación del conocimiento: Interdiscursividad: Filosofía del Lenguaje, Filosofía de la Literatura y Educación. San Juan - Argentina: EFFHA.

SABATO, Ernesto. 2000. La resistencia. Editorial Planeta Argentina S.A.I.C. / Seix Barral

Notas de autor

1 MSc. en Literatura Hispanoamericana y Ecuatoriana. MSc. en Educación Superior con enfoque en equidad de género. Especialista en proyectos educativos y sociales. Licenciada en Ciencias de la Educación, especialidad Lenguaje y Literatura. Docente de la Universidad Tecnológica Equinoccial y de la Universidad Central del Ecuador.

2 Dra. en Ciencias de la Educación. MSc. en Educación y Desarrollo Social. MSc. en Tecnologías para la Gestión y Práctica Docente Licenciada en Ciencias de la Educación, especialidad Biología y Química. Docente de la Universidad Tecnológica Equinoccial.

3 MSc. Redes y comunicaciones. MSc. Tecnologías de la Información y Comunicación. Licenciado en Ciencias de la Educación, especialidad Informática. Ingeniero en ejecución Informática.

Enlace alternativo

HTML generado por Redalyc a partir de XML-JATS4R


Copyright (c) 2017 Universidad Politénica Salesiana

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

.

 
 
© 2017, Universidad Politécnica Salesiana del Ecuador